A mis suegras

Foto de Lineth Marquez

La mayoría han tenido edades cercanas a las de mi madre. Algunas me aman, otras me anhelan, talvez me estiman y hasta donde sé solo hay una que me odia.

Y es que definitivamente cuando una empieza a tener novios y ya lleva 15 años en la jugada pues como que le va agarrando gusto a eso de conocer a las señoras suegras. Las platicás, las conocés, las estimás.

Y para ser clara todas me han encantado a excepción de la que me odia. Somos como dos gavilanas en el mismo nido. Sólo de imaginarme hago el sonido de las águilas ¿cómo le hacen las águilas? Bueno así le hago.

A ella le tengo un poquito de temor, no odio. La respeto. Tengo que aceptarlo. No me va a querer nunca.

Recuerdo que una de mis suegras se estaba divorciando de mi suegro. Durante semanas tuve contacto constante con las 2 suegras: la mamá de mi novio y la esposa del suegro. En una de tantas le dije el nombre de una a la otra. Y no me daba cuenta, hasta que el ahora mi ex me lo dijo, porque lo repetí y lo repetí muchas veces. Pero ¡sorpresa! Ella no es la que me odia. Al contrario.

Cuando llega el punto final con el novio, extraño a la suegra. Muchas me contaron sus historias, sus emociones, preocupaciones. En esos momentos cuando las conoces como mujeres.

Le pregunté a mis amigas ¿qué pensaban de sus suegras? Y ni les cuento el bullicio que se formó. Después de chistes y risas con varias de ellas, comparto las principales:

Suegra 1: Solo una suegra he tenido. Por el momento no ha sido mala pero a como dicen: a esas suegras “alabasiosas” hay que tenerles miedo (risas)

  • ¿Qué es eso de alabasiosa?
  • Pues alabasiosa amiga: mucho beso, mucho amor por aquí y por allá pero se le ve la hipocrecía

Suegra 2: Mi suegra es un amor, pareciera que yo fuera la hija y él el yerno

 

Suegra 3: Esa señora es terrible, vieras cómo sufro, cree que le voy a terminar de criar al hijo

Suegra 4: Te lo voy a decir con una frase: Las suegras sellevan bien con vos pero no caigas en la trampa. Ellas te tienen de su lado pero están analizando tus puntos débiles.

Y la última que me encanta, suegra 5: Mis suegras han sido una maravilla, el problema han sido sus hijos.

Pobres las suegras, siempre se llevan la peor parte. Las cargamos como madres y cuando les toca ser suegras creemos que fácilmente van a soltar lo que el sistema le ha enseñado a proteger.

amigas

La suegra no es una bruja, es una madre que carga sobre ella ese sistema que la esclaviza a los hombres de su casa. Y entonces el círculo del patriarcado las lleva a traspasar ese cuido de la suegra a la nuera. Por eso sobran miles de anécdotas de una suegra pensando si su hijo casado ya comió, si su ropa está limpia, si fue, si vino, si la esposa lo trata bien.

Y cuando se trata de la hija, o sea ser la suegra de un hombre, ahí el asunto es diferente. Ahí los cuidos y protección de madre están presente, pero hayun nuevo agregado: Hija cuida y consentí a tu marido. Ella piensa en ser buena madre pero también que su hija no fracase como esposa. Porque todo gira alrededor del bienestar del hombre.

Seguramente ya en esta parte del artículo muchos dirán ¡ya va con su feminismo!  Pues sí.

Falta mucho camino por recorrer sobre todo el más importante: La sororidad. Ese respeto y lealtad como mujeres. Porque sean o no feministas venimos de las mismas luchas. Porque suficiente ha hecho el sistema con querer womenaplastarnos como para que nos ataquemos entre nosotras. A algunas nos ha tocado el papel de hijas, a otras de madres y otras de suegras.

Debemos poco a poco mostrarles que ese hombre no es ni responsabilidad de ellas ni de ustedes. Sino de él mismo. Porque muchos hombres felizmente aceptan, reciben y congracian esa protección hogareña y van haciéndose los mártires ante ambas.

Y aunque las relaciones de pareja no son mi fuerte, sí desde mis vivencias como mujer y humana recomiendo que dejemos de satanizar a esas otras mujeres y apostemos por el diálogo, la comprensión y claro está: poner límites.

¿ Y qué pasará con los suegros?

7 respuestas a “A mis suegras

  1. Las suegras pueden ser buenas amigas, siempre y cuando ambas partes quieran, el disponernos a entender a la otra persona y querer practicar la empatía es muy importante para la armonía.

    Le gusta a 1 persona

  2. Interesante articulo sin lugar a dudas hay buenas, no tan buenas y malas suegras pero importante la propuesta porque se visualiza a las suegras desde otra optica y no podemos obviar que lo importante es entender que ante todo somos mujeres y debemos ser solidarias entre nosotras…

    Me gusta

  3. Me gusta el artículo considero que esa relación entre nuera y suegra es parte del hecho del “divide y vencerás” por eso me gusta la propuesta que haces Kenia, Saludos desde El Salvador.

    Me gusta

  4. Los suegros son mas flojos, osea mas suelto,comunicativos ; y nosotras poniendome en un papel de suegra supongo que actuaria como toda hembra que defiende a su cría ….

    Me gusta

  5. Asi como hay suegras lindas… tambien las hay terribles…. esas suegras que dicen que UNA NO ES PARA SUS HIJOS….. mas no saben por todo lo que pasamos con sus hijos….

    Me gusta

  6. Muy bueno el artículo, lamentablemente el mismo sistema y la cultura, califica de buena o malas a las suegras por proteger, estar pendiente y a veces hasta lo hacen demasiado y es allí donde decimos es chismosa, metida etc… Considero que hay que valorar a las suegras, ellas también fueron educadas o mal educadas así y también sufren, algunas veces hacen lo bueno sin saber que es malo o viceversa.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s