¿Somos hijueputas?

Hijueputa y todas sus variaciones es una de las frases más utilizadas en Nicaragua, y aunque se supone que es una ofensa, todo depende del tono o en la situación en que aparezca.

Cuerpo libre

Me sorprende cómo cada día le aumentamos adjetivos cuantitativos:

Hijo de la gran mil puta

Hijo de la gran mil pares de la gran puta

Hijo de la treinta mil puta

Hijo de la setenta mil pares de las trillonésima puta

(Hice una consulta para enumerarlas. Se quedaron muchas más. Qué creatividad de pueblo)

 

Lo que sí queda claro es que la ofensa va en dos sentidos: Ser el hijo o hija de puta: En 1734, el Diccionario de la lengua castellana afirmaba: “El que no es procreado en legítimo matrimonio”.

Bajo esa consigna casi toda la población de Nicaragua y Centroamérica seríamos hijas e hijos de puta, porque muy pocas parejas se casan antes de que haya hijos.

En fin, analizando la otra parte del eslabón ¿quién es puta?

Dice el diccionario: Mujer que ejerce la prostitución – Mujer que sostiene relaciones sexuales con hombres con los que no tiene relación de pareja y, en general, es fácil de conquistar o toma la iniciativa.

 

Quiere decir que la ofensa es:

Ser el hijo de una trabajadora sexual

Ser el hijo de una mujer que vive y disfruta libremente su sexualidad.

 

Sorpresa!! Sobre el comportamiento sexual de las mujeres

 

Aunque no estoy 100% segura que ser trabajadora sexual es una opción que cualquier mujer elegiría si tuviera las condiciones y oportunidades que por ley merecemos y el Estado debe garantizarnos, sí considero que cualquiera que sean los motivos que lleven a una mujer a trabajar y garantizar su salud, alimentación y educación se merece respeto y cumplimiento de sus derechos laborales. (Y si lo goza mucho mejor)

El mundo se llena la boca diciendo que a una afanadora o trabajadora doméstica se le debe consideración por muy humilde que sea su trabajo, entonces…

Así como ellas utilizan su fuerza todos los días, los locutores y cantantes viven de su voz, las modelos e impulsadoras de su apariencia, los boxeadores de cómo canalizan los golpes, así como hay administradores de empresas, auditores y contadores ASÍ también las trabajadoras sexuales son mujeres adultas que administran su cuerpo.

Prestan un servicio que debe ser pagado, tratado en igualdad de condiciones y oportunidades. Que si es bueno o es malo eso le corresponde decidirlo a quien seleccionará y brindará el servicio, al igual que si usted va o no a una discoteca porque le gusta o no le gusta.putas

Hago la aclaración de adultas, porque no debemos confundir los delitos como trata de personas y explotación sexual, hombres que buscan a adolescentes para ser ellos quienes abusen sus cuerpos, tirarlas a la basura y buscar otras más. Hombres que ven en las adolescentes carne fresca: CERDOS.

Continuando con el análisis de comportamientos, ¿Quiénes son los principales compradores de servicios de las trabajadoras sexuales?

¿Cuántos hombres en Nicaragua tienen más de una novia o pareja a la vez? Y ese comportamiento aun es solapado con una desastrosa comprensión de un instinto ANIMAL de muchos hombres, inventado para que las mujeres se sometan y tengan que aguantar sus infidelidades mientras ellos van por ahí engañando a más mujeres.

¿Cuántos hombres van jurando amor para conseguir sexo gratis? Las trabajadoras sexuales son mujeres adultas que deciden hablarle claro a un hombre y negociar. Si querés sexo yo te ofrezco y vos pagás, aquí nada de engaños ni palabritas pasadas de moda.   TRABAJO sexual

Es un escrito que da para mucho más, pero la intención es solo dejar una semilla de inconformidad. Así que además de lo OBVIO de promover el respeto de los derechos humanos y laborales de las trabajadoras sexuales, también la próxima vez, si quiere ofender, hágalo a la persona a quien se dirige y no en referencia al comportamiento de su madre, porque solo sigue reproduciendo la misoginia y esa tendencia a solapar las acciones de los hombres y encañonar a las mujeres. Y aunque muchos digan que nadie piensa en la ofensa, recordemos que las ideas repetidas crean pensamiento colectivo.

En cuanto a la vivencia individual y no en ofensas a terceras, si somos mujeres que reconocemos la soberanía sobre nuestros cuerpos y sí vivirlo con libertad y autocuido significa ser puta: habemos muchas putas felices.

4 respuestas a “¿Somos hijueputas?

  1. Reblogueó esto en En la Makenzin-Boly comentado:
    “La próxima vez, si quiere ofender, hágalo a la persona a quien se dirige y no en referencia al comportamiento de su madre”… Excelente artículo de Kenia Regina Vado, que con gusto reblogueamos a nuestros —y sobre todo— a nuestras seguidoras.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s