Mi primera vez fue en septiembre

Lo recuerdo como si fuera ayer. Tenía 14 años. Un 16 de septiembre de 1999, a las 9 de la mañana. Sangré y me dolió mucho. Pasé sangrando por 8 días.

Tenía bastante información pero nunca es lo mismo. Era uno de los temas que más ocupaba nuestras horas entre amigas, pero las risas, los consejos y los miedos eran para mí una experiencia sin vivir. Del grupo solo yo faltaba.

Me llenaba de ansiedad saber ¿cómo sería mi primera vez?

Y cuando ocurrió, mi corazón sintió otro tipo de ritmo, mis manos otro tipo de frío, mi ojos otro tipo de horizonte. No se por qué nadie te dice esa parte que vivís muy dentro de tu alma de adolescente.

Todo lo que viene a tu mente en ese momento.  Aun cuando estás acompañada estás volando, viendo cómo tu cuerpo tiene otras funciones que de niña solo lo sabías en una lección orgullo mestrualescolar y de todas las anécdotas picaronas de las otras chavalas como vos.

Nunca pensé que mi mente caería en el juego de dudas. Yo creí que lo sabía todo. Me recuerdo yendo a la venta y sintiendo los ojos de todo el mundo fijándose en mi caminar. Después comprendí que esos ojos eran los fantasmas con los que nos encañonan en todas las luchas que libramos las mujeres.

Al día siguiente fui a clases, no quise llevar pantalón. Usé falda, decían : ¡se te nota al caminar! Pasé todo el tiempo contra la pared. Mis amigas se reían diciendo ¡No seas loca, no se ve!

No se si aún existen las toallas sanitarias AMIGAS, pero que bien puesto tenían ese nombre. Aunque la primera vez las sentía como unas intrusas, ahora son accesorios que me han acompañado por 15 años.

Las primeras veces esperaba que todo el mundo se fuera para poder comprar una toalla sanitaria y por si acaso yo misma llevaba una bolsa negra para ahí guardarlas. Pedía calladito: Tía deme una toalla sanitaria, rápido. Ella misma se encargaba de envolverlas con periódico para evitar más lo transparente.

¡Pobre mi tía! También luchando contra los cañonazos.

 Ya no tengo pena de comprar en público una toalla sanitaria, tampones, protectores o jabón íntimo.

Aprendí a compartirlo con mi hermanita, mis sobrinas y hasta a mi sobrino, más otro montón de adolescentes en la radio.

Aprendí a disfrutar sin miedo cualquier evento público o privado si coincide con su visita mensual

Aprendí a no negar si ando o no mi regla

Mis amigos también son cómplices para preguntarles ¿ando manchada?

Sí, tengo cambios emocionales 2 días antes. Sí, me pongo histérica o melancólica. Pero eso es un gran avance, el saber cómo se comporta mi cuerpo en cada día del ciclo, hace que aun siga tratando de organizar mis hormonas.

Aprendí a querer mi propia sangre. Mi menstruación es solo un eslabón del diario trabajo del gran sistema de mi cuerpo. Un orgullo mestrual 2cuerpo que envía señales y debe estar en función mía y no yo de él. Aprendí a conocerlo, a conocerme.

En todos estos años he aprendido a amar los ciclos de mi vida, aun cuando algunos meses han sido dolorosos, otros inoportunos. He echado un suspiro y sonrisa de felicidad cuando aparece después de un angustioso retraso.

Me gustar ver mi sangre fluir por mis piernas cuando me baño, ver mi cuerpo funcionar.

No permito que nadie diga que con la menstruación empecé a ser mujer. Porque al igual que cuando llega la menopausia no se deja de ser mujer, así en la etapa adolescente solo se trata de que el cuerpo empiece otro ciclo.

Porque en lo que a mí respecta sigo aprendiendo a ser mujer.

12 respuestas a “Mi primera vez fue en septiembre

  1. Me siento más que identificada con tu artículo, fueron mas de cinco años acomplejada, al igual que vos sentía esas miradas cuando caminaba, ese “sera que ando manchada”. Más de cinco años usando solo faldas durante “mis días”, pidiendo que no me viniera en un día festivo, sufriendo de dolores en el vientre, tanto así que se me bajaba la presión. Diciéndole a mi Papá “Deme C$10 para comprar algo”, el ya sabia a que me refería con ese “algo (mis toallas)”. Hoy al igual que vos puedo hablar libremente del tema, ir a la venta sin preocupación alguna pero sobre todo, GOZAR MIS DÍAS!!!

    Le gusta a 1 persona

  2. Que bueno…me gusta la libertad de expresion…….a mi siempre me ha interesado lo del periodo….porque es una ventaja de manejar el periodo del ritmo a lo que hace las relaciones sexuales….pero es tambien saberlo porque a uno no le debe de importar que nade o no con su periodo en lo que trata de la compañia….no tenerle asco a una mujer es amarla a como es….muchos hombres machistas piensan y ni tratan de estar con una mujer solo porque anda en su periodo….que ignorancia.

    Me gusta

  3. Me gustan tus comentarios, pareces una poetisa relatando las experiencias de el cuerpo de una mujer, y a pesar que soy hombre tomo tu lectura sin evocar la indomita sexualidad machista o la nefanda lujuria de un don Juan, simplemente me da curiocidad por saber mas…y me gustaria saber quien fue ese aguerrido caballero que se llevo esa dicha de haber conocido tanto amor, tanta belleza para ahora concer tanto talento en ti.

    FELICIDADES

    Me gusta

  4. Me parece muy excelente y sobre todo muy práctico , es bueno que compartas tu vivencia propia estoy seguro que eso ayudara a romper el tabú que viven muchas personas.

    Éxitos

    Me gusta

  5. Completamente identificada con vos Cassiopeiaa Kenia Regina justo ayer le preguntaba a un amigo: ando manchada? jajajajaja. Como siempre es un verdadero placer leerte, siempre me haces reír un montón, porque me haces recordar mis propias experiencias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s